Universos paralelos.

Sin la ayuda de física teórica he tenido la oportunidad de comprobar la existencia de universos paralelos. La más reciente fue una noche de sábado en que nos encontrábamos esperando el comienzo del futbol y puesto que se sentía bastante frío se me ocurrió comentar que parecía el día en que nevó en la ciudad de México. Todos tenían bien presente el día y llovieron los recuerdos y anécdotas hasta que llegamos al dato irrelevante de la fecha.  La recuerdo bien porque yo cumplía once años, 11 de enero de 1967. Y sin embargo ahí comenzaron las discrepancias; las fechas  variaron desde el 9 al 14 de enero y los años desde 1966 hasta 1968. ¿De verdad podemos tener certeza en cosas que otras personas vivieron de manera diferente?  Yo estoy convencido de haber vivido en un universo paralelo durante la serie mundial de 1986 y el error de Bill Buckner. No me platicaron el partido; recuerdo perfectamente la bola rodando hacia primera y lo único que se necesitaba para que Boston se coronara era tomar la bola y pisar primera. El error permitió entrar dos carreras: Boston perdió el partido y eventualmente la serie. Pero en el otro universo más generalizado dicen que la cosa no fue así para nada.

Pero regresamos a los recuerdos del día que nevó. Y eso nos llevó a recordar toda la zona y en particular el área de Satélite aunque ya no sólo del 66 al 68 sino pasando por todos los 70´s. Desde luego todos recordamos el Centro Satélite, la gasolinería y la pista de Go Karts. Recordamos la aparición de la Comercial Mexicana junto a las torres y el restaurante Dennys, que luego desapareció en conjunto para nacer de sus cenizas un Auchán y finalmente transformarse en… Comercial Mexicana, pero ahora Mega. Y esos recuerdos nos aseguran un universo que todos compartimos y del cual estamos seguros. Claro que hay espacio para algunas lagunas, sobre todo si consideramos el tiempo transcurrido desde entonces y algunos excesos en los que hemos incurrido los testigos.

Las transformaciones de Plaza Satélite son las que nos generan esos estados de sospecha en que ciertamente hay universos paralelos. Yo comentaba que cuando salieron los primeros cajeros automáticos de Banamex, estaban situados en la entrada principal que daba a Sanborns, hoy ocupada por Palacio. El cajero estaba cubierto por una cortinita metálica y se abría al deslizar la tarjeta. Varios curiosos se detenían para mirar la operación y recuerdo que en alguna ocasión incluso un chamaco pasó pregonando: “¡Bolsitas para la baba!” Y entonces vienen los recuerdos encontrados de que Banamex no tenía oficinas ahí, sino siempre donde ahora está.

—A lo mejor estaba abajo. Dijo alguien.

—¿Cómo abajo?, si abajo sólo había estacionamiento.

— No hombre, había más tiendas y hasta un restaurante que se llamaba Guillermo Tell.

—No era restaurante sino una tienda de quesos con dos mesas.

—Estás loco, tenía dos pisos. Pero era lo único que había abajo.

— ¿Abajo o en el estacionamiento de paga?

—Antes no cobraban el estacionamiento.

—En el de en medio siempre cobraron.

—¿Cuál de en medio?

—El que daba a los cinemas 2000.

—Esos estaban afuera y del otro lado.

Y de repente los universos tienen una convergencia y todo vuelve a la normalidad. Recordamos que el Café Mozart estuvo desde el principio, aunque del otro lado, en la que ahora es la salida donde está el Globo. Recordamos que Trenes S. A. también es de los originales y creo que nunca ha cambiado ni si quiera su letrero, y recordamos a Penny Land, el cine y otros negocios; algunos cambiaron de lugar, otros se fueron. Y de pronto nuevamente los universos se separan.

—Pero los tres grandes siempre fueron Sanborns, Sears y Liverpool.

—Dirás París Londres porque Liverpool llegó después.

—El que llegó después fue Palacio.

—¡Claro! Ese acaba de llegar con toda la parte de abajo.

—Que abajo ya había tiendas y hasta un cabaret que se llamaba Broadway.

—Cómo crees. El único bar en plaza sólo ha sido el de Sanborns.

—Y el Piano Bar de Sears.

—¡¿Cuál bar de Sears!?

—Broadway era un centro nocturno y tenía un bar de yardas afuera. Había un grupo para bailar y se presentó Beto el Boticario, El loco Valdez, Alejandro Suárez, y un chorro más.

—Te estás confundiendo con el Sapo Cancionero.

—Ahí apenas cabe Virulo y su guitarra.

—Es que antes era más grande, ocupaba toda la planta baja del edificio y su artista principal era Chava Flores.

—Sí, cómo no. Y vas a decir que vino Liza Minelli a la inauguración.

—Creo que te refieres al Castillo de los Yorsy.

Lo cierto es que estos universos paralelos tienen muy poco de paralelo. Se cruzan incontables veces, se alejan, coinciden un momento o pueden mantenerse unidos por un buen rato sólo para darnos la ilusión de que efectivamente compartimos el mismo tiempo y espacio, pero siempre dejan esos espacios abiertos donde nada coincide. Cuando la plática deriva a las películas y los cines, sé que de pronto me voy a quedar sólo en mi universo de la misma manera que con el error de Bill Buckner y la serie mundial del 86. La cosa comienza normalmente; recordamos el cine principal de Plaza ¿el Dorado 70? y luego las mini-salas y los demás pasando hasta por el cine Apolo y las salas de arte Cuevas y Godard. Curiosamente recordamos de estos últimos hasta buena parte de la cartelera. Y finalmente, de forma invariable recordamos todas las anécdotas vividas en el autocinema. Es cuando en forma resignada incluso yo mismo pregunto: ¿Recuerdan dónde estaba el autocinema?

—¡Claro!, en viveros, donde ahora está el Costco, casi enfrente de Mundo E.

Y tengo que traer a cuento mi universo tan poco compartido con los demás…

—Bueno, eso fue después. Primero estuvo en Satélite, donde ahora está Suburbia, El Portón, Vips y Wall Mart.

—¡¿Cómo crees!? Ahí sólo estaba el Aurrerá y el Vips.

Pareciera que estamos hablando del siglo pasado… Bueno, sí fue el siglo pasado. Pero pareciera que fue hace muchísimo más tiempo. No teníamos posibilidades de sacar una foto o un video con el celular y tenemos que confiar en los recuerdos compartidos. ¿Será que me tocó vivir solo en ese universo donde el autocinema estuvo alguna vez en Satélite?

 

Eli

Comenta con tu cuenta de Facebook

Comentarios