God is from Satélite

Allá por 1982 tomando café en Vip´s de Plaza Satélite; un Vip´s  totalmente diferente al actual ya que no estaba remodelado, no tenía terraza y aun  colgaban del techo  unas esferas simulando planetas, llegaron unos ilustres desconocidos  con unas calcomanías que decían “no a la corrupción “  a ofrecerlas mesa por mesa a cambio de una cooperación voluntaria mayor a cinco pesos y pidiendo la pusiéramos en los autos según ellos para erradicarla.

 

148510_168605099825384_8159459_n

Vips Plaza Satélite

 

Los que estábamos en la mesa coincidimos en que no era una buena idea, ya que seria paradójico ofrecer mordida al agente de transito ostentando senda calcomanía llena de buenas intenciones y virtudes que no poseíamos, así que despedimos a los frustrados vendedores pero nos dieron tema de conversación para aquella tarde de café. Nació así una idea:  deberíamos mejor hacer una calcomanía que realmente fuera útil para nosotros los Satelucos: algo que nos identificara y sirviera para ayudarnos entre nosotros pues la idea principal era que si veíamos un auto fuera del área de Satélite con dicha calcomanía en problemas (avería mecánica, pinchadura de llanta, etc.)  nos detendríamos a ayudar aunque no nos conociéramos. Bastaba con el simple hecho de ser Sateluco para recibir u ofrecer ayuda,  también el impacto sicológico fue positivo; evitaba inútiles mentadas y agresiones en el periférico entre nosotros cuando nos identificábamos mediante esta calcomanía.

 

Como era costumbre en aquel tiempo iban llegando mas amigos haciéndose cada vez más grandes las mesas para beneplácito de las meseras de aquella época,  y cada quien aportaba ideas, el tamaño rápidamente quedo definido seria del tamaño exacto de la calcomanía del numero de placas pues iría también en el medallón  y mas adelante podríamos también hacer placas alusivas.  Pero ¿qué dirían ? No podían decir solamente Satélite, tendrían que decir algo mas, fue entonces cuando Martín Navarro comento que los Argentinos decían que “Dios era de Argentina”, que equivocados estaban los Gauchos ¿Qué acaso no sabían que Dios era de Satélite? Y ahí estaba, era la frase ideal, además dejaba la puerta abierta para mas adelante hacer playeras con una esperanzadora leyenda en la espalda donde dijera que si habías sido bueno en esta vida en la otra vida podrías ir a Satélite o algo así.  Estaba hecho, la frase seria y así fue “God is from Satelite”. Y las torres de Satélite sobre nubes seria el símbolo, el boceto se hizo sobre una manteleta del Vip´s y luego yo en casa y con ayuda de mi hermano Oscar hicimos el dibujo original, pues contábamos con todo el equipo de dibujo profesional, en aquel entonces de las computadoras ni se hablaba. Listo el dibujo original, Martin y un servidor nos dimos a la tarea de buscar quien maquilara las calcomanías y se mandaron hacer, para luego salir a la venta a cinco pesitos de aquella época.

Muchos tuvimos que ver en este proyecto tantos como estuvimos en la mesa del Vip,s de plaza aquella tarde, no quisiera dar mas nombres por temor a omitir a alguno. Lo importante es que esta es la historia del primer producto de identidad Sateluca y en una época en donde los autos se rasuraban totalmente y se quitaban todas las calcomanías,  era muy satisfactorio ver por el periférico de la gran ciudad a nuestros autos Satelucos haciéndose presentes.

 

Saludos

 

Gilberto López González

Comenta con tu cuenta de Facebook

Comentarios